post thumbnail

AUTO REGULACIÓN

La dignidad de la labor de impartir justicia, no debe predicarse sólo de quienes integran las Altas Cortes, sino también y con la misma importancia, de quienes se encuentran en los tribunales y juzgados municipales y de circuito.

Para fortalecer el sistema judicial, no sólo es menester asegurar el correcto funcionamiento de los altos tribunales, sino también de las demás instancias judiciales, pues son los jueces de las regiones los que imparten la justicia del día a día, los que evitan que la conflictividad alcance proporciones mayúsculas y sobre todo, los que impiden que los ciudadanos se vean tentados a tomar la justicia por mano propia o acudir a mecanismos de justicia privada. Por esta razón, excelencia y la calidad profesional y moral debe exigirse de la misma manera tanto a quienes ocuparán las Altas Cortes, como a los jueces y funcionarios de las demás instancias judiciales.

En consecuencia, es necesario establecer reglas de juego claras que orienten la actividad de las Altas Cortes y de todas las autoridades judiciales.

Para desarrollar lo anterior, las Altas Cortes expedirán un reglamento que regule los siguientes temas:

1) La organización de las elecciones internas a su cargo.

2) Garantizar que la elección y provisión de las vacantes se realice en los tiempos señalados en la Constitución, para evitar las situaciones interinidad.

3) Garantizar la igualdad de oportunidades de todos los aspirantes, y la elección únicamente con fundamento en reconocidos y sobresalientes méritos académicos y éticos.

4) Garantizar que las vacantes de jueces y magistrados de Tribunal se provean con la lista que se constituye a partir del concurso de méritos de la Rama Judicial.

5) Garantizar que no sólo los jueces y magistrados, sino también los empleados judiciales de los despachos, sean nombrados únicamente en atención a sus méritos académicos y calidades éticas.

6) La prohibición para aspirantes y magistrados electores, de tener vistas privadas de los candidatos y abogados litigantes.

7) La prohibición para los magistrados electores de recibir recomendaciones e influencias durante el procedimiento de selección.

8) Un listado completo de conductas éticas exigibles a los aspirantes y magistrados electores.

-

Háganos llegar sus comentarios o propuestas

Seleccione si desea realizar un comentario o propuesta (despalzarse sobre la encuesta):