post thumbnail

Formación integral de los profesionales

La crisis de la justicia no sólo es consecuencia de los diseños institucionales, sino también de una profunda crisis ética y académica que abarca todas las profesiones y oficios.

Es necesario adoptar medidas para garantizar que los profesionales, y concretamente quienes se desempeñen en la abogacía, serán idóneos no sólo desde el punto de vista técnico, sino también ético y moral, a través del énfasis en la formación ética y humanística.

De esta manera, se busca mejorar la calidad de la formación de todos los actores del sector, incluyendo no solo a los operadores de justicia, sino también a quienes ejercen la profesión como litigantes y funcionarios de todas las ramas del Estado y del sector privado.

De acuerdo con lo anterior, la propuesta está orientada en el siguiente sentido:

• Establecer la obligación del Estado de fortalecer sustancialmente la formación ética y humanística.

• Incorporar como objetivos adicionales del derecho a la educación, la formación en ética y cultura de la legalidad.

• Establecer como una de las finalidades de la función de inspección y vigilancia, una mejor formación en cultura de la legalidad, humanismo y prácticas profesionales orientadas en valores morales.

-

Háganos llegar sus comentarios o propuestas

Seleccione si desea realizar un comentario o propuesta (desplazarse sobre la encuesta):